Conócenos

Los integrantes del equipo

Me llamo Héctor Echevarría y soy Educador Canino Profesional. Mi andadura en el mundo del perro empezó desde que tengo uso de razón. A los 14 años me aficioné a las exposiciones caninas donde, gracias a mis padres que me llevaban arriba y abajo, hacia de Handler con mi primer perro, un Bullmastiff de nombre “Tro”, con toda la ilusión del mundo. Más tarde encaminé mis estudios hacia el bienestar animal cursando los estudios de Auxiliar Técnico Veterinario y Primeros Auxilios para posteriormente iniciarme en el mundo de la Educación Canina.

Realicé el curso de Adiestrador canino profesional a través de la Escuela de Formación Profesional Canina (EFPC), donde obtuve la titulación de Adiestrador Canino Profesional con la máxima puntuación, reconocido por la ANACP ( Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales).

A dia de hoy, y estando en constante formación a través de seminarios y cursos con docentes de máximo nivel, enseño las pautas de educación necesarias para que cada propietario pueda disfrutar de su perro de la mejor manera y pueda crear un vinculo con su mejor amigo.

Soy Rocío, graduada en Psicología por la Universidad de Barcelona. Desde bien pequeña he sentido pasión por todo tipo de animales teniendo siempre una relación muy estrecha con ellos. En mi adolescencia, me inicié en el maravilloso mundo del caballo, que me permitió aprender algunos de los valores que considero más importantes para toda persona: el respeto a los demás y a ti mismo, el sacrificio y la dedicación. Sin embargo, si hay un animal que siempre me ha marcado han sido los perros. Desde Napoleón, un mestizo que me enseñó a llevar la ropa sucia a su cesto cuando yo sólo tenia 3 años, a Charlie, el perro que me robó el corazón con solo mirarme, todos los perros con los que me he encontrado me han enseñado el verdadero significado de la palabra felicidad.

Cuando te encuentras con seres tan puros y nobles, lo único que puedes hacer es alabarlos y cuidarlos como si fueran tu mejor amigo, ya que ellos lo único que te van a devolver es una gratitud y un amor incomparables.

Gracias a estas experiencias, y a que el destino pusiera a Héctor en mi vida, hemos decidido arrancar un proyecto común donde disfrutemos de nuestra verdadera pasión, mientras ayudamos a familias a que sean tan felices como somos nosotros cuando hay perritos alrededor nuestro.

Nuestros amigos